Artículos y Noticias

Le ve nacer un pequeño pueblo llamado Mönchengladbach, cerca de Duesseldorf, Alemania. Su madre, alemana y de profesión neurópata, su padre, griego y atleta olímpico fueron de gran influencia para él, quien irónicamente era un delgado y muy enfermizo jovencito.

De niño sufrió de asma, raquitismo y fiebre reumática, lo cual derivó en alteraciones posturales y en anquilosis articular (disminución o imposibilidad de movimiento). Sin embargo, motivado por las ideas de su madre, quien creía que el estilo de vida moderno era la raíz de la pobreza del momento, y la imagen de su padre, poderosa y atlética, le motivaron a desarrollar teorías que más tarde se constituirían en los principios elementales del Método Pilates.

Con el paso de los años su cuerpo cambió, su padre le introdujo en la gimnasia y en artes marciales como el Kick Boxing, cambió a tal punto que llegó a posar para estudios de anatomía. Durante muchos años se ganó la vida como Boxeador, Entrenador e incluso como Artista Circense, donde solía representar a una estatua griega.

Enamorado de los ideales griegos que defendían el equilibrio de la mente, el cuerpo y el espíritu, y en concordancia con las enseñanzas de su madre, desarrolló una serie de ejercicios que se enfocaban en mejorar la postura, el equilibrio, el balance, la fuerza, la flexibilidad y la respiración, así como el buen funcionamiento de todos los órganos.

Viviendo en Inglaterra y enseñando defensa personal a agentes de Scotland Yard, es tomado prisionero cuando estalla la 2da Guerra Mundial preventivamente por tratarse de un alemán, preso, vio enfermar a soldados alemanes al punto de no poder pararse de sus camas, es entonces cuando con sábanas que amarraba los tobillos y muñecas de estos hombres desarrolla un método para ejercitarles.  Años más tarde éste método le permitiría desarrollar la Cama Cadillac por la cual es famoso actualmente el Método Pilates. A su vuelta de la guerra regresó a Alemania, rehabilitó enfermos de guerra perfeccionando el sistema de muelles en camas y posteriormente poleas, de esta época se empezaron a esbozar máquinas como el trapecio.

Dejamos con ustedes estas dos frases atribuidas a Joseph Hubertus Pilates:

“Eres tan joven o tan viejo como te sientes. Si tu espalda es rígida con 30 años, entonces eres viejo. Si consigues que sea móvil y flexible a los 60, entonces te seguirás manteniendo joven”.

“Sería un grave error pensar que sólo hacer ejercicio es suficiente para lograr el completo bienestar físico. La persona que cuide su alimentación y hábitos de sueño y que se ejercite correctamente estará tomando la mejor medicina preventiva“.